diversificación

¿Qué son las inversiones de riesgo y por qué vale la pena conocerlas?

El riesgo financiero está presente en todos los tipos de inversión y se encuentra directamente relacionado con el rendimiento, pero...
25/01/2022

COMPARTE

El riesgo financiero está presente en todos los tipos de inversión y se encuentra directamente relacionado con el rendimiento, pero también con la pérdida que – en el peor de los casos – podría generar al inversor.

Sin embargo, invertir es una vía necesaria para hacer crecer nuestro capital, darle solidez al patrimonio y disfrutar de la renombrada libertad financiera que tantos autores citan en estos tiempos.

Con esto en mente, queremos invitarte a documentarte de lleno sobre las inversiones de riesgo, conociendo sus particularidades y las razones que hacen que valgan la pena.

¿Qué son las inversiones de riesgo?

Son aquellas inversiones que, por supuesto, buscan generar ganancias y rentabilidad, pero dentro de entornos con tendencias de cambios o, incluso, de volatilidad.

Esta ecuación trae un resultado sencillo: disfrutarás de muchas probabilidades de percibir resultados positivos y ganancias, pero también habrá un margen de error y, en consecuencia, de hipotética pérdida.

En otras palabras, las inversiones de riesgo no tienen una rentabilidad fija y están condicionadas por factores variantes como el rumbo de la economía, cotizaciones de divisas, situaciones coyunturales de empresas, entre otros.

No obstante, si bien no hay un monto de rentabilidad garantizado, sí pueden llegar a ser movimientos de capital muy prometedores. Como reza la máxima, a mayor riesgo, mayor rendimiento (posiblemente).

En definitiva, son apuestas con altas expectativas, en las que se asume un riesgo a cambio de un potencial gran rédito.

Características de las inversiones de riesgo

Las características distintivas de los fondos y modelos de inversión de riesgo son las siguientes:

1. Los productos suelen ser de renta variable

Las inversiones de riego suelen tener una renta variable y por lo tanto una mayor fluctuación que será positiva o negativa dependiendo de algunos factores como:

  • Sistémicos o de mercado, que afectan de manera global, como la pandemia del COVID-19.
  • No sistémicos, que inciden particularmente sobre la entidad en la cual se ha invertido.
  • Liquidez o capacidad que tenga la persona o la empresa en la cual se invirtió para responder a los compromisos.
  • De crédito.
  • Legislativos.
  • Inflación y variables macroeconómicas.

2. No hay límite de ganancias ni de pérdidas

Mientras que un ahorro a plazo fijo tiene una tasa de interés positivo fijo y, en consecuencia, límite, con las inversiones de riesgo no existe un tope de ganancias.

De igual forma, no hay límite de pérdidas desde el punto de vista porcentual.

Con estas características analizadas, queda claro que el éxito de estas inversiones es proporcional a una buena gestión del riesgo y a las decisiones fundamentadas en estadísticas y valoración de tendencias.

Ventajas y desventajas de las inversiones de riesgo

No existen inversiones 100% seguras; todas conllevan en sí mismas una serie de ventajas y desventajas que es necesario analizar siempre con la ayuda de un especialista y a través de una planeación financiera, antes de colocar nuestro dinero en ellas.

Ventajas de las inversiones de riesgo:

  • Se puede obtener un rendimiento bastante superior al de las inversiones de bajo riesgo o las tasas de interés de cuentas de ahorro.
  • Ayuda a diversificar las inversiones y obtener beneficio junto al crecimiento de diferentes industrias.

Desventajas:

  • Pueden tener muchas fluctuaciones.
  • Una deficiente gestión de riesgo puede conllevar la pérdida de gran parte del capital de invertido.

¿Cómo disminuir el riesgo de inversión?

Si bien es cierto que invertir es sinónimo de asumir un riesgo a cambio de una expectativa de beneficio, no es menos verdad que el índice de probabilidades de pérdida y resultados negativos puede reducirse con una óptima gestión.

Por ello, algunos consejos a considerar para disminuir el riesgo de inversión son:

Conocer los activos de inversión

El primer paso es recopilar y analizar toda la información disponible sobre los activos en los cuales desees invertir.

También debes conocer y evaluar la rentabilidad que estos pueden ofrecerte con base en los factores de mercado que los impactan.

Anticipar el futuro

Otra medida para reducir el riesgo de inversión es estar siempre atento y bien informado sobre los cambios que se producen en la tecnología, el mercado, el país y otros aspectos que tengan repercusión en las inversiones.

Esto permite construir una estrategia integrada y efectiva para el mejor manejo de tus activos.

Diversificar el riesgo

Lo ideal es diversificar tu inversión a través de un portafolio y, así, cuando alguna de ellas no marche bien, tendrás el respaldo de las otras.

Evaluar resultados

Para construir una estrategia cada vez más efectiva es necesario que hagas seguimiento a tus operaciones y evalúes los resultados.

Utilizar herramientas para la gestión de riesgo financiero

Desde asesorías especializadas hasta plataformas de inversión digital que ofrecen guías a inversores inexpertos, principalmente, las herramientas siempre con una mano amiga.

Entonces, ¿las inversiones de riesgo son para ti? ¿Cómo elegirlas?

Con toda esta información es lógico que surjan este par de preguntas. Para responder la primera de ellas te recomendamos analizarte como inversor e identificar en qué grupo te encuentras: ¿inversor conservador, moderado o agresivo?

Las inversiones de riesgo se ajustan a las expectativas y preferencias de inversores moderados o agresivos, con tolerancia a la incertidumbre, pero también pueden funcionar como complemento de un portafolio conservador y, en consecuencia, con baja proyección de rentabilidad.

Por otra parte, una vez que estés convencido de que este tipo de inversiones son para ti, entonces podrás considerar los siguientes aspectos que te ayudarán a saber cómo elegirlas:

  • Tener claro el objetivo temporal, es decir, si esperas resultados a corto, mediano o largo plazo y tener un capital ahorrado para imprevistos.
  • Finalidad u objetivo de la inversión que pueden ser: ganarle a la inflación, obtener rentas pasivas, aumentar tu capital o prepararte para la jubilación.
  • Escoger el producto que mejor se adapte a tu objetivo financiero, capital, capacidad de ahorro y condiciones.

¡Llegamos al final!

Recuerda: es importante que siempre tengas en cuenta que ninguna inversión es absolutamente segura y todo activo tiene consigo una serie de amenazas, así que el éxito radica en la gestión del riesgo.

Si estás interesado en conocer un poco más sobre las inversiones de riesgo y recibir asesoría especializada sobre este y otros tipos de movimientos de capital, haz clic en este enlace y contacta con nosotros. ¡Será un placer asesorarte!

COMPARTE

POSTS RELACIONADOS

la Fed

Suscríbete aquí y recibe lo último en contenidos financieros